ACTUALIDAD DOMINICANA

Leer más
Business Meeting
 
 

Como los líderes mundiales fallaron a la prueba del coronavirus



Día 22 del estado de emergencia nacional, más de 100 muertos y 2,000 infectados en la República Dominicana. Por primera vez en mi memoria esta semana santa la gente no podrá ir a la playa, de hecho, no podrá ir ni siquiera fuera de su provincia, el sonido de las ambulancias es lo que acompaña ahora las noches.


Mi padre estuvo enfermo del coronavirus pero parece que se recuperara, muchos no tendrán esa suerte.

Todo el mundo tiene internet y todo el mundo sabía lo que pasaba en China en enero. Podrían haberlo previsto. Debieron haberse preparado. Pero nadie escucho y China quedaba demasiado lejos.

Europa, a principios de abril, sigue siendo el epicentro de la pandemia de coronavirus, donde el brote, incontrolado, se transformó en catástrofe. Casi 50,000 muertos. Más de 600,000 infectados. Y la devastación está lejos de terminar. EEUU rápidamente los supera en infectados gracias a casi 2 millones de pruebas tardías y complicaciones a nivel estatal en el manejo de los recursos médicos.


Las economías más grandes del mundo están paralizadas. No hay aviones en el cielo, ni deben existir muchos barcos en el mar. Las sociedades más abiertas del planeta están congeladas por el miedo, y se acusa a las libertades preciadas del continente de acelerar la propagación del contagio más pernicioso que aflige a la humanidad en más de 100 años.

Es una crisis sin fin a la vista. Y es uno que los principales líderes mundiales no pudieron ver venir, la gente valora mucho su derecho de libre tránsito…casi más que sus pulmones, porque no hay suficientes respiradores en el mundo para una enfermedad como esta.

No escucharon las advertencias de que la contención resultaría ineficaz. No escucharon a los expertos que decían que ningún país podía combatir el virus por sí solo, no percibieron que los sistemas de atención médica más avanzados del mundo corrían un grave riesgo de verse abrumados. No entendieron que se necesitarían medidas drásticas hasta que Italia, paciente cero entre los países miembros de la UE, impusiera frenéticamente restricciones de viaje que impidieran los movimientos de los líderes europeos… y luego comenzaron los muertos a aparecer, de decenas a centenas en semanas.

Europa volvió a terminar como un campo mortal de enfermedades infecciosas, como lo hizo con la peste negra en la década de 1300 y la gripe española hace un siglo, es menos un juego de culpa de señalar con el dedo individual que una historia de complacencia colectiva y de confianza peligrosa a veces llegando a la arrogancia. Los políticos que intentan evitar el pánico público se tranquilizaron a sí mismos al no actuar, ya que no lograron desarrollar una capacidad de prueba rápida ni acumular suministros médicos durante los dos meses posteriores a la aparición del virus en China.


Las naciones de la UE, Europa y el resto de los países desarrollados a pesar de su promesa de una unión cada vez más estrecha, reaccionaron de manera egoísta y caótica una vez que la amenaza se hizo evidente. Los ministros de salud, cuatro de los cuales renunciaron o fueron despedidos durante la crisis, discutieron. Los gobiernos engañaron a Bruselas sobre su preparación, luego acumularon equipos esenciales y cerraron sus fronteras al azar, interrumpiendo el comercio y dejando a los ciudadanos varados.

La Comisión Europea, que tiene un poder limitado sobre asuntos de salud, detectó peligro en enero, pero no transmitió una urgencia real hasta marzo. Y los líderes de la UE perdieron una semana crucial, quizás más, centrada en prevenir una nueva crisis migratoria en la frontera turca, incluso cuando una crisis de escala mucho más gigantesca ya había comenzado a matar a docenas de ciudadanos de la UE en el norte de Italia.

Fuera de la UE, el Reino Unido y los Estados Unidos, una vez líderes confiables de cualquier respuesta a una emergencia global, inyectaron confusión e imprevisibilidad adicionales, ya que el primer ministro Boris Johnson trató de mostrar que Gran Bretaña trazaría su propio camino (arrogancia nacida del BREXIT) y el presidente Donald Trump negó por primera vez que el virus (chino) representaba cualquier peligro, luego sorprendió a la UE con una prohibición de viaje unilateral. Hoy Boris Johnson está en cuidados intensivos y Trump que bien es cierto ha tratado de forma infatigable de llevar insumos médicos a los estados afectados ve como mueren cientos de ciudadanos diariamente.

Los líderes insisten en que llegará un momento para las lecciones aprendidas, que nadie podría haber predicho el alcance del brote o la escala drástica de la respuesta necesaria. Pero en enero, cuando nadie en Europa y EEUU había muerto aún de COVID-19, todavía había una oportunidad de escuchar las advertencias y recordar las lecciones de los brotes pasados, incluida una erupción de MERS en 2015, causada por otro coronavirus mortal, en Corea del Sur eso causó 186 casos y 38 muertes, con un daño estimado de $ 8.5 mil millones después de una cuarentena limitada de dos semanas.

En toda al mundo, los gobiernos aún eran reacios a perturbar sus economías o eventos culturales para combatir el virus, entienden que existe un riesgo pero la vida continúa.


El domingo 8 de marzo, activistas salieron a las calles de España para las principales marchas del Día de la Mujer. Más allá de suplicar a la gente que no asistiera si tenían síntomas de COVID-19, el gobierno de izquierda no desanimó las protestas. Los asistentes de alto perfil incluyeron a la viceprimera ministra Carmen Calvo, la ministra de Igualdad Irene Montero y la esposa del primer ministro Pedro Sánchez, Begoña Gómez. Los tres luego darían positivo por el virus.

El lunes 9 de marzo, von der Leyen celebró su centésimo día en el cargo con una conferencia de prensa que se centró en gran medida en la situación a lo largo de la frontera turca. De hecho, en ese momento planeaba regresar a Grecia más adelante en la semana, un viaje que se vería obligada a cancelar porque se había vuelto demasiado peligroso, no por la violencia en la frontera, sino por el virus.


En República Dominicana se celebraron elecciones luego que se había declarado pandemia mundial.

Las estadísticas sugieren que los Estados Unidos pueden ser los más afectados, ya que han reaccionado aún más lentamente que Europa y con profundas divisiones sociales que crearon obstáculos para la unidad de propósito en países como Alemania a los que les ha ido relativamente mejor.

Pero también está claro que se perdieron vidas incalculables porque el mundo no reaccionó tan rápido y enérgicamente con las medidas de bloqueo como China, o tan agresivamente con las pruebas como Corea del Sur, que habían aprendido de la experiencia traumática del brote MERS 2015.

Esta es una historia en desarrollo que no tiene hoy todavía final.

Angel Lockward Cruz

Con información adicional de POLITICO, El país y the economist.

Fotos de Getty Images


32 vistas
 

CONTACTO

Santo Domingo Dominican Republic

829-539-0234

  • facebook
  • instagram
  • twitter
Business Meeting