ACTUALIDAD DOMINICANA

Leer más
Business Meeting
 
 

El asesinato del cerebro nuclear iraní acaba con la paz que promueve Biden



La imagen rememora una de las peores pesadillas que vivió Irán hace una década, cuando científicos vinculados con el programa nuclear empezaron a ser sistemáticamente asesinados por hombres armados. Al menos cuatro de ellos murieron. Uno más, Mohsen Fakhrizadeh, señalado por ser una de las cabezas de este programa, falleció ayer en un escenario similar cuando el coche en el que viajaba fue alcanzado por la explosión de un coche bomba y un tiroteo.


La respuesta de su equipo de seguridad no alcanzó a salvarlo y, horas después, el Ministerio de Defensa anunció su “martirio”.


“Terroristas han asesinado a un eminente científico iraní. Esta cobardía, que tiene indicios serios del papel de Israel, muestra el belicismo desesperado de los perpetradores”, tuiteó el ministro de Asuntos Exteriores, Mohammad Javad Zarif, minutos después de confirmarse su muerte. No era el único que actuaba con prisa, en un país donde las reacciones suelen llegar tarde y especialmente en un viernes de descanso. El ministro de Defensa también recurrió a Twitter para asegurar que este asesinato subraya “el odio profundo de los enemigos”.


Estas declaraciones evidencian que Irán vuelve a señalar en la misma dirección que lo hizo en la anterior campaña de asesinatos: el Mossad israelí. Pero también reflejan la extrema importancia que para el régimen tenía Fakhrizadeh, que hace dos años fue mencionado por el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, cuando mostraba supuestas pruebas recopiladas por agentes israelíes de que el programa de armas nucleares sí existió (Irán siempre ha asegurado que su programa tiene fines netamente civiles). “Recuerden ese nombre”, dijo Netanyahu en un PowerPoint en el que señalaba a Fakhrizadeh como responsable de este programa de investigación conocido como Amad.


¿Quién era Fakhrizadeh? Las versiones son diferentes dependiendo de donde se origine la información, aunque hay consenso en que era un científico –se cree que tenía 59 años–, profesor de Física de la Universidad Imam Hussein de Teherán. “Fue viceministro de Defensa y jefe de la Organización de Investigación e Innovación de Defensa. Tiene una alta reputación científica y una larga trayectoria en las innovaciones de defensa del país. Su trabajo en el campo de la defensa es grandioso y fructífero”, confirmaba ayer el ministro de Defensa, el general Amir Hatami.


Algunos medios en persa que emiten desde el extranjero aseguran que era general de los Guardianes de la Revolución, pero de esto no hablan los medios iraníes. Y desde los servicios de inteligencia estadounidense se le considera el científico más veterano del programa nuclear y encargado del programa encubierto. Información que tampoco confirma Teherán. En el 2007, una resolución de las Naciones Unidas lo involucraba también con el programa de misiles balísticos.


Según se fue conociendo a lo largo de la tarde de ayer, Fakhrizadeh habría sido alcanzado cuando transitaba en su coche por el bulevard de la población de Absard, al este de Teherán, donde muchas personas relacionadas con cargos de alta responsabilidad tienen su segunda residencia. Primero habría sido atacado con varios disparos y luego llegaría la explosión de un coche mientras el intercambio de disparos con los guardaespaldas continuaba. Uno de ellos recibió cuatro impactos de bala y se asegura que al menos tres personas más habrían muerto. El científico, que algunas versiones aseguran iba con su familia, pudo ser trasladado en helicóptero a un hospital donde no lograron salvarle la vida.

Anoche las voces que pedían venganza crecían minuto a minuto. A la revancha que piden por el asesinato del general de las fuerzas Qods, Qassem Suleimani, se añade ahora la de Fakhrizadeh.


Nadie desconoce que los dos principales aliados de Washington en la zona, Israel y Arabia Saudí, siguen presionando a Washington para que detenga el programa nuclear persa y no pocos temen que Trump intente avivar el ambiente para instigar una guerra antes de dejar la presidencia de EE.UU.


Este asesinato posiblemente tendrá repercusiones en el acuerdo Nuclear iraní al que el presidente en funciones, Joe Biden, estaría planteándose regresar después de que Trump se retirara hace dos años.


En un primer momento, el portavoz del Gobierno iraní dijo que “no hay nada que comentar”. Pero, pasadas las horas, el presidente de Irán, Hasan Rohaní, advirtió de que su país responderá al asesinato del científico Mohsen Fajrizadeh “en el momento apropiado y de la forma adecuada”, al tiempo que acusó a Israel del crimen y de querer “crear caos”.


A Rohaní se ha unido el líder supremo iraní, Alí Jameneí. En un mensaje publicado en su página web oficial, Jameneí informó a los distintos órganos de poder del país de que hay “dos temas importantes que deben ser puestos en la agenda”. ”Primero, la investigación de este crimen, y el castigo definitivo de sus autores y de aquellos que lo ordenaron; y segundo, el seguimiento de los esfuerzos científicos y técnicos del mártir en todas las áreas en las que él se desempeño”, apuntó.

4 vistas
 

CONTACTO

Santo Domingo Dominican Republic

829-539-0234

  • facebook
  • instagram
  • twitter
Business Meeting