top of page

ACTUALIDAD DOMINICANA

Leer más
Business Meeting
Inicio: Bienvenidos
Inicio: Blog2

El lado oscuro de la resiliencia… cuando tener buenos amigos y dinero es ¨mejor¨


 

Resiliencia, comúnmente definido como la capacidad psicológica para adaptarse a las circunstancias estresantes y recuperarse de los acontecimientos adversos es un rasgo de personalidad muy cotizado en nuestras vidas. Pero alguna vez has pensado que demasiada resiliencia podría ser algo malo, al igual que excesiva masa muscular puede ser algo malo (sé que los flacos no piensan así) , es decir, ¿ejercer presión sobre el corazón es algo bueno? (solo si eres cardiólogo y tienes pocos pacientes) Estudios científicos a gran escala sugieren que incluso las competencias adaptativas se vuelven desadaptativas si se llevan al extremo. Como La investigación de Rob Kaiser sobre el liderazgo, la versatilidad indica que las fortalezas abusadas se convierten en debilidades. Es fácil concebir situaciones en las que las personas puedan ser demasiado resilientes por sí mismas. Puedes soportar más y llegar más lejos si estas acompañado (los perros feos no cuentan, no importa cuantas fotos subas con ellos)

 

Decirle a alguien que es resiliente puede resaltar una fortaleza personal, pero también podría malinterpretarse como “Deberías poder manejar esto. No nos muestres cuánto estás sufriendo”. Identificar cualidades específicas de resiliencia, como la buena comunicación, la perseverancia o la paciencia, pueden ser formas más potentes de comunicar una fortaleza de afrontamiento que se ve en otra persona, algunos problemas necesitan medios como el ¨dinero¨, son partes del contrato social en que vivimos…. Toda la resiliencia del mundo no paga el supermercado, el colegio, la universidad o el galón de gasolina.

 

Por ejemplo, la resiliencia extrema podría llevar a las personas a ser demasiado tercos con objetivos inalcanzables (como aquella que se cree que se ve cómo publica las fotos en Instagram). Aunque solemos celebrar a las personas que apuntan alto o sueñan a lo grande y nos encantan sus citas chulas como la de Anibal cuando dice ¨si no hay un camino, crea el camino¨ pero no te cuenta que mato casi 75,000 personas en las montañas, normalmente es más eficaz ajustar las metas a niveles más asequibles, lo que significa renunciar a las demás hechas de citas cool de Paulo Coehlo. De hecho, reseñas científicas exponen que la mayoría de las personas pierden una enorme cantidad de tiempo perdurando con metas poco realistas como bajar 30 libras sin hacer ejercicios, un fenómeno llamado «síndrome de la falsa esperanza» (los filósofos griegos odiaban la esperanza, la llamaban el peor de los males). Incluso cuando los comportamientos del pasado sugieren claramente que es poco probable que se alcancen las metas, el exceso de confianza y un grado de optimismo injustificado pueden llevar a las personas a desperdiciar energía en tareas inútiles, y nadie se pone más joven… no importa lo que digan las redes sociales… y los filtros.

 

Además, demasiada resiliencia puede obstaculizar la eficacia del liderazgo pragmático y, por extensión, la eficacia del equipo y la organización. Para protegerse del daño psicológico, despliegan mecanismos de supervivencia bastante agresivos que inflan artificialmente su ego (el famoso ¨yo soy un duro¨). Mientras tanto, otros tienen un conjunto de preferencias profundas que les hacen actuar de forma un poco diferente cuando están bajo estrés y presión. Y, en consecuencia, se alejan de los grupos, levantan muros para evitar la crítica y admiten abiertamente sus defectos como una forma de protegerse de la vergüenza pública. (soy un necio, tengo mi personalidad, soy aguilucho, cosas de ese tipo)

 

A pesar de que el superhéroe resiliente suele ser percibido como una mejor versión, tiene un lado oscuro oculto: posee los mismos rasgos que inhiben conciencia de sí mismo y, a su vez, la capacidad de mantener un concepto realista de sí mismo, que es fundamental para desarrollar el potencial profesional y el talento de liderazgo (Batman esta de psiquiatra y Iron Man es insoportable). Por ejemplo, varios estudios sugieren que los líderes audaces desconocen sus limitaciones reales y sobreestiman sus capacidades de liderazgo y su desempeño actual, lo que lleva a no ser capaces de ajustar el enfoque interpersonal de cada uno para adaptarlo al contexto. En efecto, son resilientes de manera rígida y delirante y no siempre aceptan información que podría ser imperativa para corregir (o al menos mejorar) su comportamiento. El efecto Dunning-Kruger es el sesgo cognitivo por el cual las personas con baja o inadecuada habilidad en una tarea sobrestiman su habilidad para resolver un problema. ¨Yes we can¨(si podemos) era un slogan político de la época de Obama que no logro gran cosa.

 

En resumen, cuando la resiliencia está impulsada por la superación personal, el éxito tiene un precio elevado: la negación. La resiliencia es, por definición, recuperarse o regresar a un estado anterior. Cuando esto no es posible o incluso probable, es posible que se quede atascado al intentar retroceder en el tiempo. Por ejemplo, si ha sufrido un importante revés de salud y ahora se está esforzando por volver a ser como solía ser, es posible que no avance plenamente en la nueva realidad de su situación. La rehabilitación a una “nueva normalidad” puede resultar frustrante para las personas que todavía quieren la antigua normalidad, una perdida en la familia, una enfermedad grave, la muerte de tu pareja e inclusive el nacimiento de un niño no te permiten regresar el mundo como lo recordabas, luchar contra eso es una pérdida de energía y tiempo.. recursos cada vez más valiosos.

 

Nuestras expectativas sobre cómo deberían ser las cosas pueden cegarnos ante todas nuestras opciones reales. Un enfoque más realista y esperanzador puede reconocer cómo existimos en perpetuo cambio a lo largo de la vida, entender que podemos lograr hoy… siempre pensando en los asuntos pendientes de mañana. La aceptación de la realidad puede ayudarnos a adaptar continuamente nuestra mente y nuestro cuerpo, incluso si no son como lo imaginamos idealmente.

 

En resumen, no cabe duda de que la resiliencia es un rasgo útil y altamente adaptativo, especialmente ante los acontecimientos traumáticos. Sin embargo, si se lleva demasiado lejos, puede centrar a las personas en objetivos imposibles y hacer que toleren innecesariamente circunstancias desagradables o contraproducentes. Por último, si bien puede resultar reconfortante para los equipos, las organizaciones y los países seleccionar a los líderes en función de su resiliencia, pero eso no siempre funciona a su favor. Una relación sana con la resiliencia considera que por nuestra naturaleza estamos siempre adaptándonos al cambio y, de esta manera, somos resilientes si entendemos nuestros recursos humanos, sociales y capitales. Si bien la resiliencia es algo que se puede practicar, es mejor no forzarla. Que todos persistamos humildemente en lo que más valoramos y a quienes queremos.

 

Angel Gilberto Lockward Cruz

37 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Inicio: Suscribirme

CONTACTO

Santo Domingo Dominican Republic

829-539-0234

  • facebook
  • instagram
  • twitter
Business Meeting
Inicio: Contacto
Inicio: Instagram_Widget
WhatsApp Video 2019-09-07 at 11.42.49 AM

WhatsApp Video 2019-09-07 at 11.42.49 AM

Reproducir video
Inicio: Video_Widget
bottom of page