ACTUALIDAD DOMINICANA

Leer más
Business Meeting
 
 

El rol de las mujeres en la tecnología



En estos días estaba leyendo que, según la UNESCO, hoy en día, sólo el 30% de las mujeres forman parte de la industria de la ciencia, la tecnología, de la ingeniería y de las matemáticas en las empresas.


Yo voy a iniciar contándoles algo de historia sobre el rol de la mujer en la tecnología, suena a dato curioso porque son cosas que no se mencionan con la regularidad que deberían, por ejemplo: todo lo que nosotros conocemos como tecnología bajo una estructura de programas, las aplicaciones móviles, los correos electrónicos, las redes sociales, todo eso tienen el origen común que es la programación y ¿saben quién fue que lo inventó?


El primer lenguaje de programación fue el de Ada Condesa de Lovelace, ella se propuso traducir las memorias del matemático italiano Luigi Menabrea y, mientras lo hacía, creó un lenguaje de programación a mano, para calcular la serie de números de Bernoulli con la máquina de Babbage.


Esta onda que permite comunicarnos ósea el wifi, también se lo debemos a una mujer. Hedy Lamarr en junio de 1941 esta inventora del wifi, presentó al registro la solicitud de patente de este “Sistema de comunicación secreta”, que le fue concedida en agosto de 1942.


También tenemos a una madre de los libros digitales, es una mujer la que sienta las bases para los libros digitales. Una mujer con inquietud y pasión por el conocimiento patentó un artilugio que pretendía ser una suerte de libro mecánico que redujera el espacio ocupado por la gran cantidad de libros que podía ocupar una disciplina de estudio y que permitiera adaptarse a las necesidades de cada lector. Como si de un Julio Verne en femenino se tratara, aquella maestra gallega llamada Ángela Ruiz Robles, soñó con un invento que nadie entonces quiso comercializar pero que décadas más tarde, se ha convertido en un objeto prácticamente indispensable para lectores y estudiantes.


Y es que más allá de los estereotipos con los que todavía luchamos en este momento, son datos importantes, datos interesantes, que nos permiten además motivarnos y decir si se puede, hay muchas brechas de género, todavía mucho o demasiado camino por andar en la incursión, en la participación de las mujeres.


Entonces, no es que no hayamos estado presentes en esos procesos históricos y también en el desarrollo de la tecnología, lo que pasa es que no éramos visibles, las mujeres no eran visibles en ese momento y aún el día de hoy, luchamos en todos los ámbitos por esa visibilidad, por la incursión, la participación de las mujeres en la tecnología.


En este momento lo que ha ocurrido en el mundo, la crisis mundial por la pandemia pues por supuesto que, en nuestros países de Latinoamérica se hacen más visibles las brechas que ya existían, las brechas digitales, las brechas de oportunidades. Hay muchos negocios que también por falta de estas herramientas han quebrado, se han visto sumidos en crisis financieras que les ha impedido desarrollar completamente su potencial.


Hay un ejercicio muy interesante que deberíamos hacer todos que consiste en preguntarse ¿qué trabajo del que cada uno hace hoy, lo podría hacer una máquina dentro de unos años?


El porcentaje de trabajo que no se pueda automatizar será el valor añadido que tengan las personas. De modo que eso será lo que tenga que estimular cada cual para que se convierta en irremplazable. Los robots no nos quitarán el trabajo, sino alguien que se complemente mejor con ellos. En la era de la tecnología, podemos vivir en un mundo que sea la era de la humanidad por esta razón; soñamos con un futuro tecnológicamente más humano.


Información del Fondo Monetario Internacional:


La forma en que trabajamos está cambiando a una velocidad sin precedente. La digitalización, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático están eliminando, por medio de la automatización, muchos trabajos que implican tareas rutinarias que requieren baja o mediana calificación.


Según nuevas investigaciones, la tendencia hacia una mayor automatización creará desafíos especialmente para las mujeres.


En promedio, las mujeres se enfrentan a un riesgo de 11% de perder su empleo debido a la automatización, comparado con el 9% para los hombres. Si bien muchos hombres están perdiendo su trabajo a causa de la automatización, estimamos que 26 millones de trabajos que hoy ocupan mujeres en 30 países enfrentan un alto riesgo de desaparecer en los próximos 20 años ante los avances de la tecnología. Nuestros resultados indican que los trabajos realizados por mujeres tienen una probabilidad de automatización de 70% o más. Esto se traduce a escala mundial en 180 millones de puestos de trabajo ocupados por mujeres.


Debemos comprender el impacto de estas tendencias en la vida de las mujeres si pretendemos llegar a la equidad de género en el lugar de trabajo.


Prof. Jacqueline Olivera

@laneuroprofe @tecnovidavzla



16 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
 

CONTACTO

Santo Domingo Dominican Republic

829-539-0234

  • facebook
  • instagram
  • twitter
Business Meeting