ACTUALIDAD DOMINICANA

Leer más
Business Meeting
 
 

¿Hasta qué punto podemos rediseñar nuestra vida después del Covid-19?



Una noticia que muchos ignoraron sobre un extraño virus que salió de un mercado chino que se parecía a la gripe, pero era más peligrosa… ¿qué tan peligrosa? No sabemos todavía. Los científicos están buscando las muestras para tener más investigación ¿Qué china no se los permite? Ah que mal, por lo menos está ocurriendo del otro lado del mundo…. ¿Qué es lo peor que puede pasar? Eso fue en Enero del 2020, un año que nos cambió…. Y no de las mejores maneras; ahora el mundo espera que olvidemos los últimos meses y que todo sea “como antes”.


Quiero volver a nadar los fines de semana en el mar, y algunas personas echaran de menos el cine; muchos de nosotros también nos sentimos ansiosos por volver a la normalidad, al habernos dado cuenta de que nuestras vidas antes de la pandemia contenían muchas cosas sin las que estamos mejor pero todavía consumimos…. Como los teteos, el Alfa, el salami de Mozart, las fotos de ciudades turísticas vacías (eso no, eso es deprimente)


Pero hay una nueva categoría de preocupación aquí. Y podría decirse que valdría la pena cultivar este problema: la preocupación por volver a una normalidad global a la que muchos preferiríamos no volver. La pandemia rompió el discurso público en torno a temas que normalmente se dejaban de lado (luchas de salud mental, por ejemplo) o que se aceptaban con poca resistencia, como la rigidez de la jornada laboral moderna o como medir el éxito, por eso no has visto fotos de ningún ejecutivo logrando un gran negocio en pijamas o un político sin una foto maquillada de los tiempos anteriores, ya que hoy las mascarillas son obligatorias. Y las vacunas. Y las cepas con nombres griegos.


No todo el mundo lo paso bien encerrado, de hecho las estadísticas hoy muy positivas dicen que casi todo el mundo está trabajando y que llegan muchos turistas pero no vez ese furor económico en las calles. Ahora creo que es un buen momento para establecer intencionalmente las reglas de lo que haremos con nuestras vidas cuando volvamos al mundo post pandémico. Eso incluye tópicos de conversaciones como ¿Eres soltera? ¿Te dio el covid-19? A mí también… que chulo, ¿me das tu cuenta de Instagram? ¿Tienes las dos vacunas? ¿Que ya no son 2 vacunas? ¿Que son 3 pero los científicos todavía no tienen información de los efectos secundarios? Pensar de esa forma te llevara de seguro a un profesional de la salud quien luego de cobrarte una buena suma de dinero te dirá con voz seria y firme “Todos estamos pasando por lo mismo”


Aunque parezca cómico todos debemos hacernos algunas preguntas… no son muchas la verdad, primero empiece por preguntarse qué le hace feliz. ¿Cuáles son las actividades que quieres traer de vuelta? ¿Qué es significativo para ti? ¿Y qué no lo es? ¿Cuáles son los límites que desea tener en términos de trabajo, familia y otras obligaciones? ¿Cómo puedo ser yo en un mundo donde todo el mundo tiene miedo?


Sin embargo, este enfoque individualista solo puede llegar hasta cierto punto, ya que no vives en tu cabeza aunque quisieras hacerlo. Muchas de las cosas a las que no queremos volver no pueden descartarse por pura fuerza de voluntad a menos que, tal vez, seas rico de forma independiente. Esto es cierto para las cosas mencionadas anteriormente, y ciertamente es cierto para problemas sociales amplios como la falta de licencia por enfermedad adecuada, licencia familiar y atención médica regular (si…tu, no tienes 15...ok)

La sociedad tiene poca memoria y para que se produzca un cambio social, es necesario que se arraigue en algo más profundo. Eso comienza reconociendo que la "normalidad" a la que estamos volviendo puede que no sea tan normal en absoluto. Requiere que nos preguntemos qué podemos hacer para cambiar los malos hábitos destacados por la pandemia. El dialogo de las vacunas y su eficacia durara un rato así que no es como que el covid-19 desaparecerá mañana, tampoco lo hara Alofoke, Alexandra MVP o la palabra "teteo", más bien nos habremos acostumbrado a ello.


Si no lo hacemos, habremos desperdiciado una gran oportunidad para reiniciar nuestra vida ya que no todas las generaciones enfrentan un problema para el cual los mejores planes sobrevivían tanto como una cerveza presidente en tu mano en una tarde de verano.


La verdad es que durante el inicio de la pandemia, se sintió como si la gente se diera cuenta de la importancia de la ayuda comunitaria, "pero cuando las cosas vuelvan a abrirse, me temo que lo olvidaremos, y cada persona estará por sí mismo de nuevo".



Angel Lockward Cruz

28 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
 

CONTACTO

Santo Domingo Dominican Republic

829-539-0234

  • facebook
  • instagram
  • twitter
Business Meeting