ACTUALIDAD DOMINICANA

Leer más
Business Meeting
 
 

Hoy en Netflix: Don’t look up



Cuando se persuade a alguien para que cambie de opinión sobre un tema importante, lo que se dice no siempre es tan importante como la forma en que se dice. Si una persona se siente atacada, irrespetada o condescendiente, apagará su cerebro y bloqueará los argumentos más racionales y correctos basándose únicamente en principios. Los Homo sapiens son criaturas extrañas y emocionales, más susceptibles a un tono convincente que a la integridad mal presentada. Es por eso que votamos por el tipo que con gusto tendríamos como compañero de bebida en lugar de los candidatos un tanto molestos con una comprensión más firme de los problemas. Es por eso que sentimos angustia cuando la peor persona que conocemos tiene la razón.


La nueva sátira de Adam McKay Don't Look Up, un último esfuerzo para lograr que los ciudadanos de la Tierra se preocupen por el inminente fin de los días estimulado por la crisis climática, parece ser al menos algo consciente de este defecto en la naturaleza humana. Se trata de la dificultad de obligar a los desinteresados ​​a preocuparse, en este caso acerca de un cometa gigantesco que se precipita hacia la Tierra en un curso de colisión de destrucción inminente, una metáfora enfática, aunque bastante inadecuada. Leonardo DiCaprio y Jennifer Lawrence interpretan a los astrónomos Randall Mindy y Kate Dibiasky, desconcertados al descubrir que nadie está tan alarmado por el "asesino de planetas" que han descubierto, ni los sonrientes maniquíes de las noticias por cable durante el día interpretados por Tyler Perry y Cate Blanchett, ni la Casa Blanca dirigida por un presidente al estilo de Trump. Meryl Streep y no el pueblo estadounidense.


McKay demuestra una comprensión clara de que cierta medida de esta apatía proviene del enfoque seco del Dr. Mindy a pesar de la seriedad de su mensaje, los hechos y cifras cruciales que aburren al jefe de gabinete Jonah Hill y lo hacen fingir sueño. Los dedos apuntan en todas direcciones, solo para que la culpa vuelva a la mentalidad que encarna esta película. Los disparos fáciles a la cultura de las celebridades y nuestra fijación en ella, principalmente en la forma de una estrella pop con cabeza de burbuja llamada Riley Bina, interpretada por la buena deportista Ariana Grande, suenan huecas en una producción repleta de celebridades que llaman la atención.


El personaje que sale menos mal de esta película es Yule de Timothée Chalamet, un joven patindor que deambula por la ciudad natal a la que Dibiasky finalmente regresa. Un niño de voz suave y conmovedor es un antiguo evangélico que todavía está descubriendo lo que su fe significa para él, filosóficamente a la deriva pero lo suficientemente seguro de sí mismo como para defenderse cuando ella dice algo insensible durante la aventura que se desata entre ellos. Obtiene el único latido emocional que funciona en su contexto, ya que tiene la cortesía de decir una oración final antes de que llegue el apocalipsis, un momento tan conmovedor debido a la voluntad de McKay de considerar la humanidad de Yule. Esta escena se destaca como una anomalía en su poder de movimiento, no solo sentimentalmente sino en términos de alineación. Como primera instancia que impulsa a una audiencia a invertir en cualquiera de estos personajes o las creencias que representan, es el único momento en el que parece que vale la pena preservar la Tierra.


3/5

Buenas actuaciones/ Solo para adultos

39 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
 

CONTACTO

Santo Domingo Dominican Republic

829-539-0234

  • facebook
  • instagram
  • twitter
Business Meeting