top of page

ACTUALIDAD DOMINICANA

Leer más
Business Meeting
Inicio: Bienvenidos
Inicio: Blog2

Las letales francotiradoras ucranianas que se enfrentan a Rusia



Sultan”, un joven de 24 años con mechones rubios y labios mejorados con silicona, se pone en cuclillas para sacar de su bolsa de transporte un rifle de francotirador americano Barrett. “El amor de mi vida”, dice mientras coloca el arma en posición de disparo. Un instructor barbudo detrás de ella ladra instrucciones: “Tres blancos; a 186 metros; dispara a matar”. Sultan se tumba y se pasa la coleta por detrás de la cabeza. Ka. Ka. Ka. Las balas caen a no más de una pulgada del objetivo. No parece sorprendida. “Tienes que matar sin que te importe un comino. Y a mí me importa un bledo”.


Sultan -eligió ese nombre porque le encantan las telenovelas turcas- es una de las tres tiradoras que han sido seleccionadas por las fuerzas especiales de su país para un entrenamiento avanzado de francotiradores en los bosques del oeste de Ucrania. Al igual que sus compañeras “Phoenix” (indestructible, como el pájaro) y “Oksana” (un repartidor la llamó así y se le quedó el apodo), Sultan se distinguió como soldado voluntaria en unidades de defensa territorial. Pero las exigencias del frente ucraniano, en una profesión especializada dominada por hombres, serán mucho más duras. La primera etapa del proceso de adaptación es el bosque.


Las sesiones de entrenamiento de los francotiradores han sido diseñadas por un taciturno oficial al mando que responde al nombre de guerra de “Adjunto”, el único detalle biográfico que ofrece. Además de prácticas de tiro, las sesiones de Adjunto incluyen lecciones de táctica, balística y movimiento. En circunstancias normales, el entrenamiento duraría un año y medio. En Ucrania, donde los ciclos de la vida y la muerte corren más deprisa, las mujeres van a ser desplegadas en cuestión de semanas. Su primer destino es la frontera norte con Bielorrusia, donde las fuerzas rusas podrían estar preparando, o al menos amenazando, con un segundo ataque contra Kiev.


El adjunto dice que al principio se mostró escéptico ante la idea de entrenar a mujeres francotiradoras. Ahora cree que son más adecuadas para la profesión que los hombres. Las mujeres son ligeras y ágiles, dice, capaces de retirarse sin hacer ruido. En general, también son “más pacientes” y menos propensas a correr riesgos injustificados. Pero lo que realmente le convenció fue ver cómo las mujeres superaban una dura prueba militar de supervivencia que los entendidos llaman “Fizo”. De un grupo de 90 candidatos, sólo cinco quedaron en pie al final de la prueba. Dos de ellos eran hombres. “Los otros tres los tienen ante ustedes”.


A diferencia de los hombres en edad de alistarse, las mujeres ucranianas no tienen prohibido abandonar el país. El pasado octubre debía promulgarse una iniciativa para ampliar el servicio militar obligatorio a las mujeres que trabajan en profesiones críticas, pero fue aplazada en medio de la protesta popular. Eso significa que, al menos de momento, las mujeres que luchan eligen hacerlo voluntariamente. Eso no ha impedido que las fuerzas armadas ucranianas tengan cada vez más rostro femenino.


La viceministra de Defensa ucraniana, Anna Malyar, afirma que en la actualidad hay “al menos 30.000″ mujeres soldado en el ejército, es decir, una de cada cinco del número oficial premovilizado. En la mayoría de los casos, las mujeres soldado desempeñan funciones secundarias como médicas, jefas de prensa, cocineras, responsables de comunicaciones secretas o en la delicada tarea de evacuar y tratar cadáveres, vivos o muertos. Pero un número cada vez mayor, al menos 5.000, desempeñan funciones de primera línea. Muchas decenas son francotiradoras.


Las mujeres en prácticas dicen que se han enfrentado a la resistencia en cada etapa de su viaje, por lo general de los hombres que creían que las mujeres son fundamentalmente inadecuadas para la profesión de francotirador. “Nunca hemos buscado una vida fácil”, dice Phoenix, “pero hemos demostrado nuestra valía siempre que se nos ha hecho la pregunta”. Dice que no se hace ilusiones sobre los peligros. Los francotiradores ocupan un lugar particular en la psicología militar, y son señalados para un trato demostrativo si alguna vez son capturados. Es poco probable que el hecho de ser mujer suponga una ventaja. “Si una mujer francotiradora es capturada, será violada, humillada, torturada y luego ejecutada”, dice Oksana. “Una francotiradora siempre debe estar preparada para inmolarse con una granada”.


Esos riesgos bien entendidos suponen una grave presión para los seres queridos. No todo el mundo habla abiertamente con su familia sobre lo que hace. Oksana dice que su madre le ofreció dinero para refugiarse en Europa cuando estalló la guerra: parece que ni siquiera sabe que su hija está en el ejército. Phoenix y Sultan dejan atrás a sus hijos y a sus maridos.

Sultan dice que su hija de ocho años ya había considerado el hecho de que podría morir.


Me dijo que si eso ocurría estaría triste, pero que siempre tendría un lugar en su corazón para mí”. Un destello de emoción recorre los ojos de la tiradora de sangre fría. Sacude la cabeza antes de insistir en que no hay vuelta atrás. Su hijo es la razón por la que necesita luchar, dice: “Estoy haciendo todo lo posible para asegurarme de que su generación no tenga que lidiar con Putin y su loco mundo”.


© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

13 visualizaciones

Comments


Inicio: Suscribirme

CONTACTO

Santo Domingo Dominican Republic

829-539-0234

  • facebook
  • instagram
  • twitter
Business Meeting
Inicio: Contacto
Inicio: Instagram_Widget
WhatsApp Video 2019-09-07 at 11.42.49 AM

WhatsApp Video 2019-09-07 at 11.42.49 AM

Reproducir video
Inicio: Video_Widget
bottom of page