ACTUALIDAD DOMINICANA

Business Meeting
 
 

Solidaridad internacional en tiempos de COVID-19


En el último evento de las cámaras de comercio de Estados Unidos en América Latina y el Caribe, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL señaló que la actual crisis será larga y más profunda de lo esperado, y que debido a la incertidumbre que genera, tomará varios años para lograr una recuperación. “Si consideramos la tasa de crecimiento promedio de la década pasada, de 1,8%, el PIB regional solo regresará a los niveles que tenía en 2019 el año 2025”, explicó.

La pandemia ha revelado y magnificado las brechas estructurales de la región, como la desigualdad y baja productividad, indicó Alicia Bárcena. Para enfrentar sus efectos, la CEPAL ha hecho una serie de propuestas para el corto y mediano plazo, entre las que se encuentran: un ingreso básico de emergencia (equivalente a una línea de pobreza), un bono contra el hambre (para las personas en situación de extrema pobreza), profundizar la integración regional y la cooperación internacional, ya que los esfuerzos fiscales de los gobiernos nacionales -que hasta ahora han invertido un 4% del PIB en promedio y un 10% en garantías crediticias para las compañías- no serán suficientes.

En República Dominicana, no escapamos a estos males, pues si bien la economía dominicana ha crecido más de un 5% en promedio, la recuperación de este ritmo de crecimiento resulta incierto, toda vez que se prevé que nuestra principal industria, el Turismo, será una de las que más tiempo tome en recuperarse. Saludamos los esfuerzos del Gobierno en promover su rápida recuperación, sin embargo, consideramos que en los actuales momentos dicho esfuerzo representa un gasto y no una inversión publicitaria.

Reconocemos el desprendimiento de nuestro presidente Abinader, que decidió ejercer la primera magistratura del Estado sin percibir salarios y sin gastos de representación, coincidimos con que son tiempos de sacrificios, pero debemos sentarnos en una mesa, los empresarios, los trabajadores, los partidos políticos y otros representantes de la sociedad y de las fuerzas económicas de la nación, para definir sacrificios para todos y principalmente sacrificios equitativos, sin cargar a ningún sector más que a otro. El propio Luis Abinader fue quien enarboló la bandera del dialogo nacional en la recién pasada campaña electoral.

Tenemos que tener en cuenta que el pasado gobierno de Danilo Medina mantuvo en inercia la economía del país, manteniendo un crecimiento del PIB, pero con un incremento del endeudamiento que superó el crecimiento de las riquezas del país, por lo que hoy el país tiene poca capacidad de maniobrar en el muy corto plazo, pero en el mediano y largo plazo no hay suficientes recortes, ni suficiente capacidad de endeudamiento para que el gobierno pueda sobrepasar la crisis y mucho menos lograr una recuperación económica.

Las principales economías mundiales, especialmente las de Estados Unidos, Europa y China también han sufrido los efectos de la pandemia y de la consecuente crisis económica; por ejemplo, el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) indicó que la economía mundial se contraerá 4,9% en 2020. Sin dudas la recuperación de las economías de los países del G20, depende de una recuperación de la demanda de los bienes y servicios que producen y, para esto es indispensable la recuperación del poder adquisitivo de las economías más pobres. En otras palabras, como bien manifestó el presidente Leonel Fernández, en una economía globalizada ¨No hay una solución nacional a un problema de carácter global¨.

De ahí que es indispensable la interacción entre los países en donde todos se beneficien, mejoren y aceleren su recuperación económica. Ya en la última reunión del G20 el coordinador de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock, explicó que hay un plan que contempla intervenciones de emergencia en 63 países que no cuentan con los medios para hacer frente a la pandemia y que su intención es beneficiar a 250 millones de personas. “La pandemia de COVID-19 y la crisis mundial que ha provocado, han colocado a los países de renta baja al borde de la ruina. Si no se toman medidas urgentes, pronto veremos una serie de tragedias humanitarias brutales y destructivas”, subrayó la ONU.

En nuestro caso, por ejemplo, en el proyecto de Presupuesto de 2021 hay dos partidas de pagos: RD$185,000 millones de intereses y RD$146,000 millones de amortización o aplicaciones financieras, para un total de RD$331,000 millones. Una alternativa seria pactar (idealmente) una moratoria de los pagos de principal e intereses de la deuda externa. Si se posponen en el 70% de ese monto (bonos y bancos excluyendo multilaterales y bilaterales) quedan liberados RD$231,000 millones, en números redondos.

Sin dudas, en el corto plazo nuestra economía puede maniobrar y debe promover la asociación público-privada para hacer inversiones de capital, tendentes a acelerar la recuperación económica; pero en el mediano y largo plazo se hace indispensable promover la integración regional, para crear un escenario idóneo desde donde promover la creación de Un Fondo Global de Solidaridad y Colaboración, necesario para la recuperación de todas las economías.


Juan Mejía

El autor es economista y analista político

 

CONTACTO

Santo Domingo Dominican Republic

829-539-0234

Business Meeting
 
 
 

©2019 por Actualidad Dominicana. Creada con Wix.com