ACTUALIDAD DOMINICANA

Leer más
Business Meeting
 
 

El miedo durante la pandemia del COVID-19 y el futuro de la democracia



Las crisis, quizás por su propia naturaleza y definición, son eventos muy combustibles para nuestras emociones. La crisis del COVID-19 no es una excepción. Dentro del panorama emocional de la crisis, una serie de sentimientos, como la ansiedad, el pánico y el pavor, la fe y la confianza, colisionan y tropiezan en un entorno social dinámico e incierto. Sin embargo, es posible sugerir que la amenaza que presentan las crisis a las nociones fundamentales de organización social y comportamiento generalmente asegura el dominio de una emoción clave: el miedo, la más fácil de identificar de las emociones internas a un entorno claramente agreste y agresivo.



La política del miedo ha sido objeto de muchas teorizaciones políticas y filosóficas. Para Hobbes (1985), el miedo es una dinámica motivadora prudente. Es el miedo al prójimo lo que impulsa a los individuos a crear contratos sociales capaces de mitigar la incertidumbre, algo como camino por mi vecindario pero si alguien me ataca lo golpeo con la funda del supermercado. Más recientemente, Judith Shklar (1989) conceptualizó el miedo como la fuerza impulsora detrás del liberalismo y el logro de un estado liberal que funcione bien.



Al igual que Hobbes, ella ve el rol del gobierno de centro izquierda como reducir el miedo, particularmente el miedo relacionado con la interferencia arbitraria en la vida de los individuos por parte de otros individuos, organizaciones o gobiernos, el gobierno de izquierda prefiere usar fondos públicos para mitigar la desigualdad social hasta el punto de quiebre. Si bien reconoce que el miedo en sí mismo puede ser una herramienta de control social opresivo para los gobiernos quienes puedes abusar de los poderes “especiales” durante las crisis, también observa que cierto grado de sospecha es inevitable en la vida humana y que cualquier sistema legal implica "niveles mínimos de desconfianza" para incentivar el cumplimiento, en nuestro país desgraciadamente vemos la violencia en múltiples formas cumpliendo el rol del “miedo prudente”. No solo “temes” que un policía te dispare fuera del horario del toque de queda sino que tienes la certidumbre que eso pasara, solo tenemos que ver los periódicos todos los días.



La crisis del COVID-19 no solo ha servido para infundir recelo en la población, sino también para resaltar la importancia de entender la dinámica del desengaño como motivadora en la política. La aparición gradual de enfoques político-filosóficos que exigen preocupación por las emociones "positivas" puede haber tenido sentido en condiciones no pandémicas, es más fácil hablar de las políticas de salud cuando hay camas en los hospitales, cuando la vida de un familiar depende de conseguir un tanque de oxígeno la agresividad social se convierte en la norma.



Ahora, sin embargo, describir el miedo ante una pandemia mortal solo como algo "irracional" o nacido de la "ignorancia" parece "insensato" e "iletrado", la gente culta e inteligente también tiene miedo y dices “sandeces” y “disparates”. Mostramos cómo la pandemia ha puesto de relieve los déficits en el trabajo de cuatro pensadores muy críticos con el miedo: Martha Nussbaum, Zygmunt Bauman, Hannah Arendt y Sara Ahmed. Argumentamos que, si tales enfoques han de ser valiosos en cualquier otra cosa que no sean las condiciones óptimas, entonces deben reconocer el papel fundamental del miedo en ayudar a los seres humanos a perseguir intereses fundamentales, debido a que juntos es más fácil sobrevivir por lo menos de acuerdo a las películas de zombis.



La deriva autoritaria de al menos algunas partes de la ciudadanía democrático-liberal demuestra la necesidad de la previsibilidad en un proyecto político o por lo menos de competencia, ningún plan sobrevive el encuentro con el enemigo y en este caso el enemigo es invisible y muy ingenioso. El liberalismo, desde el principio, se ha preocupado por lograr la previsibilidad minimizando las formas de interferencia externa. El problema es, como señala Bauman, que el estado democrático-liberal parece cada vez más incapaz de lograr la estabilidad que propone y cada vez es más difícil controlar a una sociedad que pierde fe en las estructuras políticas.



Existen al menos razones “prima facie” para creer que las corrientes dominantes del liberalismo no están particularmente bien equipadas para abordar el tipo de imprevisibilidad que fomenta el miedo que ha engendrado COVID-19. Históricamente, el liberalismo surgió de una profunda frustración con los vestigios del feudalismo (ver, por ejemplo, Siedentop, 2014, págs. 265-278). Las sociedades feudales imponían formas de orden social y geográficamente impermeable, en las que la capacidad de acción estaba determinada por el estatus. La amenaza de interferencia arbitraria no solo fomenta el miedo, como Hobbes ilustró visceralmente, sino que también excluye la posibilidad de que los individuos persigan fines moralmente significativos en desacuerdo con los fines perseguidos por quienes tienen la capacidad de interferir, en este caso el estado.



El examen de los enfoques paradigmáticos destacan las formas en que los enfoques establecidos del miedo han sido desafiados y socavados por COVID-19. También sugiere que el despliegue efectivo de la política del miedo depende de trascender los paradigmas a la luz de la nueva normalidad e integrarlos de manera efectiva en el proceso de formulación de políticas, en lo que algunos teorizan como sobre cómo va a acabar esto y su costo político yo prefiero quedarme en casa…. Te propongo que hagas lo que creas conveniente.



Angel Lockward Cruz

71 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
 

CONTACTO

Santo Domingo Dominican Republic

829-539-0234

  • facebook
  • instagram
  • twitter
Business Meeting