ACTUALIDAD DOMINICANA

Business Meeting
 
 

El presupuesto del presidente Abinader recibe respuesta del PLD



En los últimos años la economía dominicana ha navegado en un sendero de desarrollo y de crecimiento económico, gracias a que en los gobiernos que antecedieron a los de Danilo Medina se crearon las estructuras jurídicas para mejorar la institucionalidad y se crearon incentivos que permitieron el aumento de la inversión extranjera y el desarrollo de sectores como el Turístico, que hoy es nuestra principal industria; también se hicieron las inversiones en las infraestructuras necesarias para el adecuado desarrollo de éste.


Otras iniciativas como la creación de las AFP, las ARS, los Puestos de Bolsas, el Desarrollo del Mercado Hipotecario y el Fideicomiso entre otras tantas iniciativas creadas en gobiernos anteriores, que son la base para una salud más universal, un posible plan de retiro y un mercado financiero con liquidez suficiente, que ha permitido tasas de interés competitivas, sentando las bases para que el sector privado pueda impulsar la reducción del déficit habitacional, la creación de empleos y, con todo esto, lograr un desarrollo sostenido y un crecimiento económico.


No podemos dejar de mencionar obras de infraestructura vial como carreteras que han unido comunidades y han permitido que terrenos no productivos, hoy se están siendo cultivado gracias a que se han hecho asequibles y, obras como los túneles, elevados, puentes peatonales y el majestuoso Metro de Santo Domingo, que promueven una movilidad más eficiente y económica, una reducción de la accidentalidad y reducción del tiempo de traslado, entre otros tantos beneficios.


Todas estas acciones son propias de un estadista que es el líder con visión de país, con un modelo económico y social presto a impulsarlo contra viento y marea, el hombre capaz de trabajar a largo plazo porque “ve más allá de la curva”, no como el simple gobernante que resulta ser un líder coyuntural que detenta el poder y se limita a gobernar en el día a día, sorteando crisis y a veces creándolas. Por ejemplo, el propio Danilo Medina, en su discurso del pasado domingo, reconoció que se habían limitado a gobernar en el día a día y sin visión de futuro.


Sin dudas, el gobierno de Danilo Medina mantuvo la inercia la economía dominicana, gracias a que estaba preparada con cimientos sólidos para mantener un adecuado ritmo de crecimiento, de generación de empleo, de construcción de viviendas, construcción de infraestructura hotelera, etcétera; pero sólo como ejemplo, vemos como no continuaron modernizando las vías de comunicación de Santo Domingo y Santiago, provocando que las mega obras, de los gobiernos que le antecedieron, hoy sean insuficientes y el transito esté al punto del colapso.


Ese mismo fenómeno pasa con la economía, que cuando un gobierno sólo pone su atención en el día a día, en preparar las condiciones para perpetuarse en el poder, en enriquecer la cúpula de su partido y en crear posiciones clientelistas, generando un alto endeudamiento y una baja inversión en obras reproductivas, la economía también colapsa, incluso el propio Danilo Media dijo que de seguirse endeudando el país al ritmo que ellos mismo lo habían llevado, el país podría llegar a una incapacidad de pago de sus compromisos y a un colapso económico.


Ahora el Gobierno de Presidente Luis Abinader recibe un país en medio de una pandemia, con un PIB reducido en -8.4%, un nivel de endeudamiento que limita al nuevo gobierno para maniobrar en medio de la crisis, con una imperante necesidad de endeudarse para impulsar las inversiones indispensables que permitan lograr una recuperación económica en el menor plazo posible. Un país que depende principalmente de una economía de servicio, que mostró su fragilidad ante eventos como la Pandemia o por ejemplo si se presentara un conflicto bélico en la zona o ante grandes fenómenos atmosféricos. El recién pasado gobierno no sentó las bases, ni creó incentivos que permitieran la diversificación de la economía, como por ejemplo la industrialización, la innovación y la investigación.


Resulta eminente que la propuesta de Presupuestos General sometido a las Cámaras Legislativas sea consensuada, primero entre los propios PRMeistas, que fueron los primeros críticos, y posteriormente con todos los partidos y agentes económicos del país, de forma que se logre hacer acuerdo nacional y que éste, permita a las nuevas autoridades mitigar el riesgo de una crisis social, garantizando una adecuada gobernabilidad, para que podamos sobrepasar la actual crisis económica.


De acuerdo con la primera Propuesta del Presupuesto Nacional 2021, observamos muy bajas inversiones de capital y mantiene la tendencia del inmediatismo gubernamental que prioriza un alto porcentaje al gasto corriente. Saludamos que el presidente Abinader haya escuchado los reclamos del pueblo y haya anunciado eliminar los impuestos, pero también sugerimos mejorar la calidad del gasto público y priorizar las inversiones de capital, para que se promueva la recuperación económica.


Juan Mejía

Analista político y economista


 

CONTACTO

Santo Domingo Dominican Republic

829-539-0234

Business Meeting
 
 
 

©2019 por Actualidad Dominicana. Creada con Wix.com